Archivo de la categoría: Abeja Maya

Parejas de Gustavo y Peggy

Estas dos parejas  de Gustavo y Peggy, me las encargaron para una boda a finales de julio, para darlas a dos parejas que se iban a casar en breve.

Miden entre 25 y 30 cm.

A pesar de que la rana Gustavo es más pequeña que Peggy, me pidieron que los hicieran un poquito más altos, para hacer más efecto de novios.

¡Me dijeron que les habían gustado mucho!

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Anuncios

Migueli

¿Os acordais de Tarzán Migueli?

Este de aquí tiene historia, ya que lo empecé hace al menos un año y lo dejé un poquito de lado, hasta que me volví a poner nuevamente con él. Quería que quedase como si estuviera corriendo detrás de la pelota. Lo hice para mi querida Mercé, que es una gran fan de este antiguo jugador del Barça.

Kirby

Este simpático Kirby es un personaje de Nintendo. Francamente, no lo conocía hasta que me lo encargaron, ja, ja, ja.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Smile – La película

He hecho esta película con mis muñecas Sonrisas y las abejas Mayas, que también sonrien, dedicada a todos los que me hacen sonreir y a todos los que, a pesar de las dificultades, mantienen su sonrisa.

Otra abeja Maya

Esta es mi última abeja Maya…. y se va a vivir nada menos que a Perú. Ayer la envié a Italia y desde allí se irá volando a Perú. Yo me sentí un poco triste al separarme de ella, pero la vi tan contenta y con tantas ganas de emprender el vuelo, que la dejé marchar con alegría, porque creo que será muy feliz en su nueva casa.

Otra pequeña Maya

Esta es otra pequeña Abeja Maya, que he hecho para una niña a la que le gusta esta abejita casi tanto como a mi.

Con su hermana mayor

Con su hermana mayor

Otra Abeja Maya

Bueno y aquí tenéis una nueva abeja Maya, hecha después de seguir los cursos de muñecos de Kay Petal, que menciono abajo.

Ahora Maya se puede incluso sentar. La anterior no la podía sentar ni dejar de pie, así que la tuve que “enganchar” a una flor para que pudiera mantenerse sentada.